Aunque vaya a ser envestido como Presidente de Estados Unidos el próximo mes de enero, antes que nada Trump es un empresario y está preocupado por lo que podría pasar con sus inversiones. Una de estas se encuentra en el condado irlandés de Clare, en la localidad de Doonbeg, y quería construir un muro para protegerlo.

Estaba preocupado porque al campo de golf le afectase “el cambio climático”

El muro que tenía previsto construir el presidente electo era de ni más ni menos que 2,8 kilómetros de longitud, 4 metros de alto y contaría con unas 200.000 toneladas de peso sobre un espacio de playa y dunas que están parcialmente erosionadas por el fuerte viento y las mareas que han azotado los últimos años a la localidad.

Trump no podrá construir su muro en su campo de golf

Trump Inernational Golf Links and Hotel Ireland es el nombre de este complejo turístico que el político quería proteger. Pero el portavoz del Consejo del Condado de Clare informó que la solicitud de Trump, que modificaría el paisaje de la zona de costa conocida como Doughmore, fue archiva el lunes. Este consejo le había pedido información adicional a finales del pasado junio pero no contesto. Aunque Trump arumenta que si que había presentado los permisos para construir el muro, esto no ha convencido al consejo del Condado.

Entre los diversos argumentos que presentó el político se encontraba el de proteger su complejo turístico del cambio climáticos y los fenómenos ambientales que este estaba provocando. Una declaración algo extraña cuando en el pasado Donald Trump en varias ocasiones aseguraba que el “cambio climático” no era más que una invención de los grupos ambientales y que era una mera patraña sin sentido. Así pues, el presidente electo tendrá que buscar otra forma de proteger su club de los cambios climáticos de la zona respetando las normas del condado.

Dejar respuesta