Parece ser que todo lo que haga Donald Trump, futuro presidente de los Estados Unidos, va a estar envuelto en polémica. Barack Obama ya anunció que vigilaría de cerca al presidente electo y temía que pudieran haber consecuencias negativas por su victoria, pero no esperaba que algo pasase tan pronto.

¿Tan importante resulta ser una simple llamada de agradecimiento?

Desde 1978 las relaciones entre Pekín y Washington son muy frágiles. Y más aún cuando se trata de hablar sobre Taiwán, país que China considera que es una provincia más de su país, por lo que no deja que nadie tenga relaciones diplomáticas con los taiwaneses sin antes pasar por el gobierno chino.

No obstante, según informó al diario The Washington Post la portavoz de Donald Trump, Hope Hicks, el líder electo recibió una llamada por teléfono por parte de Tsai Ing Wen, la actual presidenta de Taiwan. Esto ha hecho que se rompan por completo los protocolos Washington-China que durante casi 40 años han estado siendo respetados por los antecesores de Trump.

Trump atacado por China por la llamada proveniente de Taiwán

Ante este acto, Trump no solo ha sido atacado por parte de China, sino también desde Estados Unidos. No obstante, este se ha mantenido impasible a las críticas de los demás políticos considerándolo una desfachatez que le critiquen por haber recibido una “llamada de agradecimiento por haber sido elegido presidente”.

Aún queda un poco de tiempo antes de que Donald Trump sea investido como Presidente de los Estados Unidos, pero ya está comenzando sus relaciones con el resto de mandatarios de todo el mundo. No piensa ceder ante nadie y mucho menos está dispuesto a recibir golpes dentro de su propio país. Por ello, ha lanzado un comentario poderoso contra los propios americanos que lo han criticado “Resulta interesante, se me critica por aceptar una llamada de agradecimiento pero nadie critica el hecho de que Estados Unidos vende millones en equipamiento militar a Taiwán. Muy interesante”.

Dejar respuesta