El marketing es una materia que parece no tener límites temáticos. Una materia universal como el marketing va desarrollando ramas hasta alcanzar adaptarse o evolucionar a toda clase de ámbitos, o fusionarse con otras ciencias. Este es el caso del neuromarketing, estudia el funcionamiento del cerebro en las decisión de compra. Gracias a la neurociencia, el marketing toma muchas de sus técnicas para poder adaptarlas a su esencia. Con la neurociencia de su lado, el marketing logra captar toda la funcionalidad del ser humano y estimularlo de forma más concreta a la hora de sus compras.

La neurociencia y el marketing captan estudiando nuestras cabezas

Si la información del estudio de mercado a veces no es del todo precisa, el neuromarketing ayuda a sondear las emociones, para captar como actúa nuestro cuerpo a la hora de ver una publicidad, realizar compras y toda clase de estímulos que nos suceden al respecto. El neuromarketing permite conocer de forma simplificada la organización cerebral y qué zona de éste responde a un estímulo en específico. De esta manera se puede tener, desde muchos puntos de vistas y cientos de estudios, la forma en que las personas consumen, reaccionan y el porqué de sus consumos. Muchos hablan de la evolución científica del marketing sensorial, ya que por estudios como (cito a Wikipedia en este caso porque no soy médico ni neurólogo) “conductancia eléctrica de la piel, la electromiografía, la tasa cardíaca, la amplitud torácica, el electrocardiograma, el electroencefalograma, el eye-tracking o la Resonancia Magnética Funcional” son los que logran determinar con exactitud la conducta de todas las partes del cerebro y los diferentes estímulos que se reciben con la publicidad.

El neuromarketing es algo novedoso, por eso a pesar que se use la ciencia como “escudo” para medir los resultados, no quiere decir que esto sea 100% fiable. Aunque sí se pueden sacar datos, como si las mujeres o varones responden a una cierta clase de publicidad, o qué impacta más en los chicos. Son líneas generales que se pueden afirmar gracias a los estudios realizados en toda clase de personas.

Como ves, el marketing en todo momento se adapta a muchas materias y temáticas. No se sabe si el neuromarketing con el tiempo, pueda traer nuevas sorpresas en el estudio del mercado. Pero si sé que el marketing cambia y evoluciona al mismo paso que lo hace el mercado, la sociedad y las tecnologías.

Dejar respuesta