Cuando la cadena de tiendas Prink apareció en el mercado, muchas empresas se llevaron una grata alegría al comprobar que podían comprar los cartuchos de tinta muchos más baratos. Eran imitaciones de los originales si, pero compatibles y mucho más baratos de lo que se podían comprar en tiendas. No obstante, ahora tiene mucha competencia.

Las tiendas chinas le hacen sombra

Actualmente, en España la cadena cuenta con una red de franquicias con un total de 250, que eran una alternativa muy razonable para aquellos que no querían pagar tanto dinero por unos cartuchos de tinta o tóners para su impresora. No obstante, ahora han aparecido mayoristas que importan los cartuchos de tinta directamente desde China, y estos los venden hasta cinco veces más barato.

Cuando la firma nació, en la anterior década creció de una forma aplastante contra sus competidores por la masificación de ordenadores e impresoras personales a un bajo precio por ser consumibles de imitación, y en poco tiempo se convirtieron en una de las opciones preferidas por los consumidores.

Prink en declive por la fuerte competencia china

No obstante, según dicen desde la misma empresa, algunos franquiciados a la compañía han empezado a comprar los cartuchos y los tóneres a otros distribuidores porque son mucho más baratos. Además, según sus propias palabras, la red de franquicias italiana ya no es competitiva.

Un ejemplo de esto es la tienda de un franquiciado en Alcorcón, en Madrid, llamado Alberto Rodriguez que asegura que “Hay librerías que recargan cartuchos y empresas de informática que compran las tintas hasta cinco veces más barato que yo. Con los precios que nos dan, no podemos competir para ganar clientes de empresa, es imposible”.

Y de todo esto, ¿qué opina el cliente de a pie? Muchos siguen apostando por comprar en tiendas online porque los precios les parecen más atractivos por las ofertas, mientras que otros aseguran que se han pasado a los cartuchos recargables para así ahorrar más dinero.

Dejar respuesta