Turquia es uno de los países donde más atentados se cometen a lo largo del año, y estos dejan un gran número de víctimas mortales. El último fue en la noche de este mismo sábado, cerca del estadio de fútbol Besiktas en la ciudad de Estambul, que ha dejado de nuevo  una larga estela de muertos y muchas personas heridas.

Dos explosiones con muchas víctimas mortales

Tras la finalización del partido del equipo local contra el Bursaspor muchos vieron como su vida terminaba cuando un conductor kamikaze se lanzaba hacía un grupo de policías que estaban en el estadio para controlar que todo ocurriese con normalidad. Así, esta explosión, que fue seguida por una segunda, terminó con la vida de 38 personas, de las cuáles 8 eran cíviles, y dejaba un total de 155 heridas. De estas personas heridas, 14 actualmente se encuentran en estado grave en la unidad de cuidados intensivos y no se sabe si van a poder sobrevivir a lo largo del domingo.

El presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, fue informado en el mismo momento que se conoció la explosión, así como el primer ministro turco, Binali Yildirim. Lo primero que hizo, al conocer el número de muertos, fue dar sus condolencias a las familias y atacando este acto que según él es algo que no sirve para nada, pero que los principales grupos terroristas que están en el país no paran de realizar a lo largo del año.

El nuevo atentado en Estambul ha dejado tras de si 38 muertos

De momento no existe ninguna célula terrorista que se haya agenciado el ataque, pero desde el gabinete del presidente creen que ha podido ser el PKK kurdo, aunque también podría haber sido obra del Daesh o del FETO.

Desgraciadamente, las cifras del ataque terrorista todavía no están cerradas, por lo que es posible que se encuentren más víctimas mortales que todavía no hayan sido localizadas entre escombros o que alguno de los ingresas en la UCI acabe perdiendo la vida por la gravedad de sus heridas.

Dejar respuesta