Cuando alguien prepara sus vacaciones, siempre elige un destino u otro basándose en determinados factores. Algunos lo eligen por sus momentos, otros por sus parques naturales y otros por sus playas.

Un auténtico paraíso de manjares

No obstante, una de las principales razones de las personas para viajar es poder disfrutar de la gastronomía local de un país. Entre todos los países del mundo, Nueva Zelanda es uno de los preferidos por los amantes de la gastronomía, porque no se come en ningún sitio como en este país.

Nueva Zelanda y su rica gastronomía

Hay rutas organizadas por el país para poder degustar sus platos, organizados por empresas como Grow Pro Experience y diversas agencias de viaje para que los turistas puedan probar las mejores delicatesen del país. ¿Quieres conocer alguna?

  • Marisco: Si hay algo por lo que es conocido el país es por su marisco. Cuenta con más de 14.000 kilómetros de costa en los que viven muchos tipos de marisco muy exquisitos, como los mejillones verdes de Marlborough, que no solo son ricos sino que además tienen muchos beneficios para la salud. Por otro lado están las ostras de Bluff, consideradas una de las mejores del mundo y que se cultivan en las limpias aguas del estrecho Foveaux. Y no hay que olvidarse del boquerón y las vieiras, quizás dos de las mayores exquisiteces de este país.
  • Cordero asado: Visitar el país y marcharse sin haber saboreado la carne de un cordero asado, preparado de forma tradicional, se podría considerar un crimen. Este país es uno de los mayores exportadores de cordero asado del mundo, y lo sazonan con romero y otras muchas verduras típicas de la zona que dejan impresionados a los turistas.
  • Cocina Hangi maorí: Este es un tipo de cocina que se suele reservar para las ocasiones especiales. Es un método de cocción con más de 2.000 años de historia, y especialmente se utiliza para cocinar pollo y marisco. Si quieres disfrutar de este tipo de comida, el lugar adecuado en Rotorua.
  • Pescado con papas fritas: Igual piensas, “esto puedo comerlo en casa”, pero si lo pruebas verás como no es lo mismo. Esta combinación se suele comer en las playas neozelandesa, disfrutando del clima. Entre los pescados que más se utilizan se encuentran el pargo, el hoki y el terakihi, que se enmantequillan para luego freírlos para dejarlos crujientes y se acompañan de unas papas fritas.
  • Dulces por todo mires: Otra cosa que hace especial a la gastronomía de Nueva Zelanda es lo rica que es en dulces. Entre los diferentes postres que se pueden disfrutar se encuentra un cremoso helado de vainilla con trozos de miel conocido como Hokey Pokey. Pero no se puede olvidar el Pavlova, un postre de merengue cubierto con crema y frutas frescas. Este es especialmente típico en las fiestas de Navidad. ¿Y con respecto a las frutas? Pues son famosos por sus Kiwis, que se parten por la mitad y su interior se va comiendo lentamente con una cuchara.
  • Un país rico en queso y vino: El país cuenta con muchas fábricas de queso de primer nivel, que son especialmente famosas por su queso azul, así como los queso añejos y quesos suaves. Si quieres saber lo que es un queso, tienes que probar el Kapiti, el Puhoi Valley y el Whitestone. ¿Y vino? Su larga tradición ha hecho que el Pinot Noir sea uno de los mejores del mundo, con mucho cuerpo, aunque no tiene nada que envidiarle al Sauvignon Blanc, un vino ligero y afrutado, y al Merlot, conocido como un vino con un cuerpo muy carnoso.