Aunque la victoria de Donald Trump ha provocado gran preocupación fuera de Estados Unidos, más lo ha hecho dentro del país. Será el 20 de enero cuando asuma la presidencia de los Estados Unidos, una fecha que esta señala por más de 800.000 jóvenes.

¿Cumplirá Trump su amenaza?

Durante su campaña electoral, el futuro presidente aseguró que acabaría con el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el cuál Barack Obama lanzó en 2012 y del que se han beneficiado más de 800.000 jóvenes.

Para su desgracia, estos jóvenes no saben que va a pasar con ellos a partir del 20 de enero. Una generación cocida en Estados Unidos como “dreamers” (soñadores”, perderán sus permisos de trabajo, tendrán que vivir en las sombras y serían deportados a su país de origen.

La eliminación del programa DACA, la mayor preocupación de 800.000 jóvenes

Obama, durante las diferentes reuniones que ha mantenido con Trump y en las entrevistas que ha realizado tras la derrota de Hilary Clinton en las urnas, ha pedido al que será el próximo gobierno que no elimine el DACA; “le pido al presidente electo y a la próxima administración que se lo piensen mucho antes de que pongan en peligro el estados de los que, para todos los fines prácticos, son niños estadounidenses”.

La mayoría de estos jóvenes eran indocumentados que entraron ilegalmente en el país cuando eran niños, y se han criado en las calles americanas. La mayoría de ellos no conocen su origen, su cultura ni su lengua y tan solo hablan inglés. Muchos intentan trabajar legalmente o estudiar en las Universidades, pero al no tener papeles les era imposible al no poseer los papeles.

Fue DACA lo que cambió sus vidas, ya que les permitió a estos jóvenes obtener un permiso de trabajo, estar registrado en la Seguridad Social y obtener muchas ayudas, como becas para estudiar en la Universidad, abrir cuentas en el banco o sacarse el carnet de conducir.

El tiempo corre y muchos de estos soñadores no saben qué ocurrirá con ellos. ¿Conquistarán el corazón de Donald Trump y podrán seguir en Estados Unidos o cumplirá su amenaza?

Dejar respuesta